Google+ jodida y radiante: des-aprenderte

Alíñame

Alíñame
por si me necesitas mona lisa


la luna corresponde a los locos

y no puedo competir...

así que sólo espero que ella no me quiera




porretas

...

Buscar este blog

Diana frank. Con la tecnología de Blogger.
relato (14) foto (4)
04 marzo 2013

des-aprenderte



Esta jodida circunstancia se está convirtiendo en abismal,
con los pies en las diez y diez, dolientes los talones que arrastro por el parqué sacudiendo de frustración esta audaz cabezota,
por no decir inconsciente paso tonto por la senda de los perdedores
y no esforzarme significa no salir de casa, quedarme en esta silla y no pensar para nada nunca en ti.
Como si tu vida no siguiera porque la mía no lo hace,
y te oyera de fondo con la melodía más triste " te lo has buscado"
si asintiera te doy razones que se esfuman en mi andar defectuoso
para perder el último hilo de un recuerdo de dos meses ,
dónde una se creía guapa, andaba chula con los pies rectos y las tetas fuera.

Quizá las personas busquen ejemplos de vida, superaciones, chicas que se izan del suelo con la puta fuerza de un pensamiento,
de puta algo tengo, ¿fuerza?, he levantado cien kilos, si es a eso a lo que te refieres y, ¿pensamientos? Destructivos algunos, locos el
resto.
Si algo hayan es una falacia, la cara sonriente de quién con los ojos esquivos evade la verdad, ¿la quieres?
Sé que no, porque aunque puedas hacer algo, no vas a dejar eso que vives, por venir a cuidar a una lisiada que llora cuando le pones el café y folla como si le hicieras un favor.

Esto me ha hecho aprender que nunca aprendo, con buenas intenciones y bolsillos llenos de "perdona, no lo vuelvo hacer, perdona, no estaba bien, perdona por ser y no estar a la altura en las ventanas que divisan suelo"
Dos opciones, clarito las veo, disculparme toda la vida como si fuera la asesina de Che Guevara o disparar observando, que el reflejo posee unos ojos que se escrutan hasta reconocerse únicos, soy yo boy y sé a chicle de clorofila una tarde de verano cualquiera que apunto y sangre no sea lo único que tengas, de amor se muere ¿Si no de qué se vive?

El arte, es el hambre de los artistas cocinando con pinturas.
Es ridículo, escribo sobre cosas y otras me siento, con algo, esbozando, imágenes, rostros. Tengo que escribir y no sé porque cojones es tan importante pero lo es, hay una especie de ecuación que exige = resultado, y si vuelvo será que sigo buscando.

Las cuarenta se cantan en el tute, tú lo haces por teléfono, ¿el cuerpo tiene un límite de lágrimas? No me voy a ahorrar ni una, tampoco son feas, tanto o más necesarias que la poesía, y a tu modo de lienzos y tabletas gráficas, de belleza.

Por una parte todo se desmorona y tengo ganas de vomitar, hay un pero, siempre lo hay, toca caminar de nuevo, recordando, que hubo una primera vez, sostenerse; sólo eso, a bordillos, a escalones, a la nieve y a terremotos,
levantarse; la premisa es que te vas a caer.

Si hay algo parecido a la muerte, es decirte adiós.

Como peón tratando de llegar hasta el final del tablero y escogerte, cuando has decidido que te quedas fuera de la batalla.

Quiero besos, muchos, tantos que se me tatúen las líneas de tus morros fresa acida.

Alcanzar el refugio significa entrar en calor, tomar un caldo y hablar de lo increíble que es haber llegado hasta allí. Lo buscaba, refugiarme, debajo de un portal, en cualquier cuarto de baño, en el sofá de casa pero boy, si elegía un camino, me gustaba tenerte tras mi falda y subirla de vez en cuando.

Hablar de lo que pasará no quiero, soy copropietaria de mí presente, el resto es del banco, pero no le hago caso, no me gusta que me opriman obviando que sea de polvos.

Y si no lo digo reviento, te quiero más
y digas lo que digas, duele.

2 comentarios: