Google+ jodida y radiante

Alíñame

Alíñame
por si me necesitas mona lisa


la luna corresponde a los locos

y no puedo competir...

así que sólo espero que ella no me quiera




porretas

...

Buscar este blog

Diana frank. Con la tecnología de Blogger.
relato (14) foto (4)
15 noviembre 2015

20 octubre 2015

Los dioses también recuerdan serlo

Él es una persona genial, lo que pasa es que no sabe que es un dios en un mundo de dioses, se piensa que es culpable. A todos se nos olvida, hasta a los sacerdotes del Tibet, por eso cuando se reencarnan tienen que ir a buscarles, ellos tampoco son inmunes a esta vestimenta, química, biología y genética. Detrás está el alma, compuesta de magia y polvo de estrellas.

17 octubre 2015
Llovía y sus extremidades mojadas comenzaban a erosionarse y fundirse con la roca. Cada gota lo deformaba hasta convertirlo en eso, una montaña con cabeza de gigante. El niño no lo sabía, ni nadie se lo había dicho:
-¡Mama! ¿Es eso un gigante dormido? -preguntó señalando a través de la luna trasera del coche.
-Es sólo una montaña.
Sus facciones parecieron entristecerse, como haciéndose mayor, para dejar de mirar a aquel peñasco basáltico y centrarse en el smartphone y en el respectivo juego de bolas.

-¿Cuánto vas a dormir? -preguntaba otra niña desde otro coche. Ella aún creía en gigantes.
La humedad alcanzaba la boca desdibujando los labios y los ojos, al igual que los del niño, parecían tristes. Más no pudo decir:
“Hasta que el mundo vuelva a creer que todo es posible”
Y ella que tampoco podía responder lo que no se había dicho:
"¡Yo lo hago! No desaparezcas"
Ni lo gritó ni él pudo escucharlo, las lágrimas o la lluvia rellenaron las cuencas de los ojos, volviéndose inútiles para su propósito original, ver el mundo.
24 septiembre 2015

Josema pam

No eran más de las ocho, el sol se había despedido hace rato e iba caminando por la calle Fuencarral. 
-No verás dos tetas como esa -oí que decía un chico con un ojo de cristal. 
Me aburría, podría contar su vida en un relato me dije, tal vez se llame Josema-pam, el pam de la ostia que le dieron en el ojo unos policías, en la manifestación anarquista donde perdió gran capacidad de vista, además del propio ojo.

Lleisa, una chica audaz

Lleisa, estaba apenada, las lágrimas que inundaban sus ojos no le dejaban ver su camino, sin embargo, sus piernas se movían con entereza y rigor. Algo menos de cinco horas llevaba fuera del iglú buscando a su perro, él no estaba agazapado ante su casa de hielo, era la primera noche que recordará, en dieciséis años, que no estaba allí, la misma edad de la niña. Fue el regalo de papá, Kizu había visto la luz el mismo día, mes y año que Lleisa. Este acontecimiento en el seno de una comunidad pequeña de iglúes fue acogido como una buena señal y ambos dos debían permanecer juntos. 
La joven al despertarse y no percibir la sombra de su amigo y guardián se asustó, algo había sucedido, lo sentía y no tardó en pensar en algo más que en tomar una cantimplora, unos trozos de carne seca, un paquete de veinte cerillas.
09 septiembre 2015

Narga parbat

Se sintió fuerte para afrontarlo todo, capaz de sobrepasar las miles de barreras que da la suerte, cabizbaja, camino del trabajo. A l menos eso pensé al verla por primera, al verla de verdad, después de muchas veces tropezando ambos en el mismo camino.
Nunca había podido encontrar a alguien que antepusiera la vida de los demás a la suya propia, al anciano con el bastón caminando por la acera que con una sonrisa indiscriminada le gritaba “¡Qué bueno hace señor!”, ella intuía que la mayoría de los mayores están sordos y yo perplejo aprendí que les gusta que les hablen, tan sabios, tan solícitos, tan suyos; a la señora que cargada de bolsas ofrecía su ayuda; a la parejita que se besaba, les observaba hasta que su mirada se eclipsaba en la suya, porque ella siempre quería decirles, “bonito, precioso, sanador, seguid”

Después de una montaña

Estudiaba derecho administrativo cuando su padre se mato escalando el Everest.

Contaba con una beca universitaria, muchas horas perdidas entre leyes y poca vida vivida y hallada cuando esto sucedió, y sin previo aviso optó por posar los libros y los apuntes en un rincón e imitar a quién también quería y se fue, alud, grito y sangre en la piel. No se fue a subir ninguna montaña, sólo trato de emborracharse como todas aquellas compañeras de clase :que la remiraban con desprecio “Triste empollona”, mientras lo hacía, sola, con la puerta cerrada en aquel piso compartido de estudiantes, lejos de sus dos compañeros, observaba una y otra vez la última de aquellas cartas, que sin querer, tenía todo el aspecto de ser la última, sin abrir, matasellos de Katmandu.

La botella de whisky semi llena con algo más de las tres cuartas partes, ella borracha y la carta sin abrir.

08 septiembre 2015

el negro nunca fue un color



Si algo tengo, quiero compartirlo
si algo soy, no soy nada sin ti

si me levanto es por todos esos seres especiales que han esparcido polvo de hadas y corazón

ahora, si te quiero es porque me quiero

y no me avergüenza ni escondo los mil besos que te voy a dar

niño, la vida es eso que puedes colorear, deja el negro, aunque te empeñes, nunca fue un color
o mejor empéñate y  registrarlo, y que nadie te robe los sueños, tus sueños

¿Qué pasa si sólo quiero ser? Ni maestra, ni correcta ni fiel, ¿Qué pasa? Pues nada, presa de enemigos ausentes, me olvido de ser feliz

hasta ahora, que me pesa, pues suelto lastre y elijo ir liviana, abierta al mundo me visto guapa y a comérmelo, ¡quita, que estás muy bueno!

dejo la vara, esto está bien esto está mal y si me llamas hipócrita, juzga a tu madre, libre eres de sufrir controlando cosas que no dependen de ti,

libre soy, lo siguiente que viene es sonreír, con todos los dientes, que ese no me quiere, que mi trabajo..., que mi familia..., que..., mierda, excusas, no te mientas ni intentes arreglar el mundo

que los niños mueren, que los abuelos están solos, que hay hambre

pues me encierro en el miedo, elijo, cojo una goma y borro M I E D O

tengo esta vida y elijo, vivirla, elijo quererte aunque no me quieras

no me fustigo, vibro, fumo, lloro, mi peor enemigo, que soy yo,  me ha dado la pipa de la paz

y hago eses,
feliz,
ya, no podrán pararme
23 julio 2015

Cubriendo recovecos

Las mejores cosas antes de saber escuchar me las enseñó mi padre, como a Dylan, como a Kerouac, como a Jack London, como a Janis Joplin, esa fue mi madre, a Miller y a masturbarme aprendí yo, el resto me las enseñó la vida y no sé si fueron cosas realmente buenas.
Oye tú, sabes, se escribe con el corazón, oye tú, que te quiero, pues duele, pues jode, pues mierda, mi libertad se fue con el primer y último canuto de esta noche, no me quiero, pero esa es otra historia y a eso creo que no me enseñó nadie.
Esta noche sabe a whisky, sabe a canciones cada vez más tristes, son las mismas de siempre, sabe a eso que te hace bajar la escaleras, salir a la calle y no tener ni puta idea de donde quieres ir.
Lo sé, tengo todas las razones para quererte, tengo la historia de mi parte, Dylan sigue vivo, Bukowski bebe y amanece.

Se trata de ti. Teníamos un rincón: “En el caso de que te quedes solo..., cuenta hasta diez” Uno, dos, tres... y no hay más que dentro de esta habitación, te pido, salgamos, derribemos los cimientos de un encierro, que hay que decirle a todos esos medios muertos que vamos a luchar, que nos vamos a querer a pesar de todo, que vas a dibujar cuando no te quede papel en cada recoveco de mi cuerpo, que con mis besos haré lo mismo, que sin ti mi plan a escala sueño es un quiero y no puedo, que juntos sí.
Pienso quitarles el rimel a las pijas, pienso en alzar la voz, pienso en ir desnudos, pienso cantar cuando este mundo me haga enloquecer, pienso besarte y pienso luchar mientras me corro porque este mundo necesita más orgasmos y menos perdida de suelo.
Y la música sigue de fondo
y todo tiene el sentido que le des. 
17 julio 2015

Si ya la has encontrado, ya no tienes que buscarla



Es sólo un cambio de asiento más en el teatro de la vida.

Llevabas sentado ocho horas, te lleva una llegar a casa, lavar los platos, navegar un ratito por la red, mientras en la tele la gente grita “rutina” y en la estantería como casi a posta, un libro semi-suspendido entre un minúscula superficie de madera y el espacio tiempo.

Inevitablemente sonríes, y de la misma irresistible manera lo coges, alguien, ella, te lo regaló y siendo grande, eso era lo más pequeño que te había dado. Lees, de una página al azar, tras ese punto y aparte, la pregunta “¿Has buscado hoy, amigo, la felicidad?”

19 noviembre 2014

blown' in the wind

Él era una de esas personas que brillan tanto, que piensas “es tan bueno que no puede durar”
Se llamaba Jose Mari y era mi padre. No sabes lo orgullosa que me hace sentir decir eso. Intento sonreír a pesar de todo.

Si llego a encontrarme al diablo, pacto algo más que veintitrés años once meses y veinticuatro días.
He pensado muchas veces “no se lo merecía”, en los culpables, en los porqués. Sin embargo sé que no me permitirías tirar mi vida, llenarme de eso qué no deja crecer las flores y pintarlo todo de gris.

El viento sopla y el haya roja del balcón baila, creo que esta tan guapa porque se enamoro de ti. El abuelo tenía unos cuantos bonsait, su hijo Jose Mari también y su hija Diana, osease yo, tengo dos aguacates en proyecto de... Aunque te hayas ido no te he dejado ir del todo.
05 noviembre 2014

conspiraciones y conjuros



Suspira... “¿Es que no vas a besarme?”
“Cla...ro” contesta él sorprendido.

Era de noche y se acaban de conocer.

Antes se escribían:

“Hoy he ido a por café
y azúcar, de la tuya, en el supermercado no había”

Se soñaban despiertos...

“Eres irremediable, hasta en los rostros de la gente del metro te veo
algo me inquieta y tiene que ver con que existas” teclea la chica de ciudad.

¿Palabras? Escritas muchas, pensamientos al cuadrado, y uno vive dónde vuela su cabeza...
04 septiembre 2014

tatuaje de alas

Me sorprendo, en tus palabras
me apuñalan
esta letra, no escrita,
de quién ama y puede hacerlo más


babe, fumo, subida a un taburete
erigida princesa de las causas perdidas,



buscando pasiones un pupurrí he encontrado
trata de canciones, de alas y honestidades,
¡bruto!
y buscándote he tropezado conmigo,


ese cosquilleo en la piel
escuchando con gestos, miradas y sonrisas
como es ese corazón, coraza


ya fue, aparece en abril, cabronazo
marchándose siempre, a primeros de noviembre
guapo, mientras y entretanto


aunque lo pienses
desde que pasaste por mi torrente sanguíneo
yo no he decidido echarte


la vida es..., ¿qué cojones es la vida?
Siento y te regalo acordes vestidos de mujer
qué no se arrodilla
sabe que los meses siempre traerán a abril






¿Por qué la honestidad se va en otoño?
Como lo hacen las hojas de los árboles
todo simula un principio físico,
es difícil salir


Sí, vamos a decir, que tienes dagas y dardos narcóticos
en esta espiral que conduce a ti, dueles
en aquel stop con morritos venía de dura
y se me caló por la sonrisa y el coche


sí quiero alas para volar, aunque ya no tengas edad para ser Peter
el amor es lo que tiene, te hace ser mejor persona


y tampoco es que seas realmente tú, ni mi mirada esté en tu epicentro
de eso nada
sumas
mientras el cantautor llora, “tonta ella, tonto él”


la canción se acaba, eso parece,
la tierra sigue dando vueltas
el corazón el coñazo









(no te sorprendas y dejaré de preguntar tanto)
11 julio 2014

abril




Bonito día exclamó, por primera vez Guille en cinco meses sentía sus pasos. No recordaba demasiado el accidente, las enfermeras tampoco le hablaron de ello, la vida sigue, sí. La vida sigue. Surcó las puertas del hospital, era un hombre libre y feliz. No sabía demasiado qué hacer, un tanto desubicado. Se sintió en deuda, cada tarde tras el entrenamiento ella pasó a verle cargada de dulces, revistas y curiosidades de las que era ajeno, intentando sacarle una sonrisa. Ahora sus piernas estaban curadas e iba a la deriva, cualquiera hubiese dicho que tenía prisa, por la velocidad de cada zancada.

complicarse el viaje

¿Serán estos los últimos aleteos del capitalismo?
Y se escapa como aquel primer amor envenenado que nunca vino realmente a quedarse.
No todo el mundo es igual y no llega al final del acertijo sin perderse unas cuantas veces y le pongan los cuernos, otras tantas.


Mientras, en el presente, con un cartel de se vende compran ocho horas de tu tiempo.
28 marzo 2014

Viaje a una huelga



La carretera de acceso a mi pueblo está rodeada a ambos lados de fábricas dedicadas a la siderometalurgia, cuatro kilómetros de naves grises o carentes de pintura, que feas y humeantes dan sustento a los legazpiarras y a otras localidades próximas.

Muchos emigrantes de otras comunidades autónomas acudían a la llamada del hambre, dejando casa tierra y recuerdos. Viajeros sentados en trenes y autobuses escrutando fotografías en blanco y negro, los nostálgicos portando imágenes de dónde venían, los ilusos o ilusionistas aquellas de los lugares a los que iban.

10 agosto 2013

David Lorenzo Magariño




Te busqué en google, quería saber de aquello, ahondar en un pretérito perfecto que nos pasó siendo dos renglones torcidos.
Por teléfono hablabas más y aplastando esa frase tonta de “los hombres no lloran” te traigo todo tú a este Times New Roman 12, en este proyecto veo la obligación y privilegio de nombrarte don David Lorenzo Magariño.
No me gustaron esas referencias bibliográficas en las que un lejano autor cita cuatro premios literarios y augura un gran genio quebrantado por la desdicha. Decir eso y no decir nada es lo mismo, pero... ¿Dónde estábamos nosotros para hacerlo? ¿Dónde estaba yo?
28 junio 2013

me pesas, coraza





Llámame mentirosa, nunca digo toda la verdad
y la grito siempre
con el sonido de mis extremidades
esperándote,
y si no quieres ver una gata asustada
no me encierres
18 mayo 2013

otros las bajan


Y si todo se confabula, será por algo, ¿no? Las historias que quiero escuchar son de hombres que suben montañas, no de montañas que se mueven. Ellos trepan entre vertientes y fuertes desniveles, juegan a volar y otras son ángeles
04 marzo 2013

des-aprenderte



Esta jodida circunstancia se está convirtiendo en abismal,
con los pies en las diez y diez, dolientes los talones que arrastro por el parqué sacudiendo de frustración esta audaz cabezota,
por no decir inconsciente paso tonto por la senda de los perdedores
y no esforzarme significa no salir de casa, quedarme en esta silla y no pensar para nada nunca en ti.